CONTRACTURAS MUSCULARES

Una contractura muscular es una contracción persistente e involuntaria de un músculo, el carácter lesivo radica en la continuidad de esta contracción en el tiempo. Este tipo de lesiones son muy comunes en deportistas, sin embargo, también se pueden presentar en personas que ejercen un esfuerzo muy grande en un grupo muscular, por llevar a cabo un mal gesto y en aquellas con demasiado estrés.

La sintomatología característica de este tipo de lesión es dolor y limitación de movimiento, que varían en gravedad según la zona y la extensión de la lesión. Esta no es una lesión grave, sin embargo, es importante acudir con un especialista en fisioterapia, que pueda diagnosticar la contractura y diferenciarla de otros padecimientos tales como un desgarro, así como dar un tratamiento y seguimiento adecuado a la lesión. Algunos tips que se pueden ayudar antes de acudir a un especialista de fisioterapia son:

  •  No forzar el área contracturada y guardar reposo.
  • Aplicación de calor en la zona afectada (un baño con agua caliente ayuda a relajar y a calmar el dolor).
  • Un baño de contraste (frío-calor) puede ayudar a disminuir la contractura y el dolor.

Prevención de contractura muscular.

  • Realizar calentamiento antes de cualquier ejercicio físico.
  • Adoptar siempre una correcta higiene postural.
  • Evitar movimientos repetitivos. Si esto no es posible por motivos laborales o deportivos, es importante realizar estiramientos y movimientos articulares de manera periódica durante la jornada laboral o sesión de entrenamiento.

Para ofrecer una mejor experiencia en nuestro sitio usamos cookies propias. Al navegar por este sitio confirma conocer y estar de acuerdo con nuestro Aviso de Privacidad